Comunicación archivos - El blog de Ana Ordóñez Sánchez
¿Quieres saber más sobre social media y marketing digital? Te invito a descubrir mi blog y leer las últimas novedades del sector.
ana ordóñez sánchez, marketing digital, redes sociales, comunicación, social media
260
archive,category,category-comunicacion,category-260,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Comunicación

¿Alguna vez te has planteado la importancia de la comunicación interna? Sea cuál sea el tamaño de tu empresa, la comunicación hacia tus empleados es fundamental para mejorar la confianza de estos en su lugar de trabajo, su motivación y, con ello, los beneficios para tu negocio.

En ocasiones, muchas empresas centran su estrategia en los beneficios y en la relación con los clientes, pero, al final se olvidan de algo muy importante: sus empleados. La comunicación interna es clave para que una empresa funcione correctamente, incluso puede ayudar a mejorar  la reputación.

Cada vez más empresas ponen en el centro de su estrategia al trabajador e invierten más en conseguir un plan de comunicación interna hecho a medida. Comunicarles los valores y cultura empresarial es clave para proyectar una imagen de unión y fortaleza.

Un empleado contento puede ser uno de los mejores embajadores de  tu marca. En este sentido, si tienes una buena comunicación interna, conseguirás que tus empleados se sientan parte de la empresa.

¿Cómo integrar un plan de comunicación interna?

En primer lugar, debemos analizar el punto de partida, es decir, la confianza que tienen los empleados en la empresa. Para realizar esta investigación se puede hacer una encuesta previa para saber si hay algún problema que debamos solucionar. Es importante que sea anónima y que se incluyan preguntas sobre la política de la empresa, situación de los empleados y mejoras.

comunicacion interna

Una vez que sepamos el sentimiento de nuestros empleados hacia la marca, ha llegado el momento de establecer unos objetivos y el vehículo que utilizarás para conseguirlos. Seguro que tras esta encuesta anónima han surgido varios problemas que puedes subsanar. Ha llegado el momento de plantear soluciones ante ellos.

En muchas empresas surge el problema de la desconfianza y el distanciamiento entre los diferentes cargos de la empresa. A todos nos gusta saber y conocer todo lo que está haciendo nuestra empresa y, en este punto, los medios digitales juegan un papel primordial. Por ejemplo, puedes crear una intranet corporativa, una newsletter semanal, una revista con información de tu empresa y sector… De este modo, conseguirás que el empleado se sienta parte de la empresa.

Establece una frecuencia fija para comunicarte con ellos. De este modo, se acostumbrarán a que X día siempre reciban información. También puedes realizar desayunos conjuntos para que mejore el ambiente de la oficina.

Si uno de los problemas es el descontento de los empleados piensa en los beneficios sociales que les puedes aprender. ¿Te has planteado dar formaciones? Los trabajadores siempre valoran un plan de crecimiento dentro de una empresa, seminarios, acudir a eventos y relacionarse con gente del sector…

Lo ideal para la comunicación interna es que sea bidireccional, es decir, que los empleados también se puedan comunicar con sus superiores, dando a conocer los problemas y su punto de vista sobre la empresa.

Recuerda, que un trabajador contento e informado será el mejor embajador de tu empresa de cara al exterior. Unos empleados descontentos mostrarán sus quejas al exterior dañando la imagen de tu empresa.

Ahora que ya conoces la importancia de la comunicación interna, no te olvides de integrarla cuando crees tu plan de comunicación.

Tener un plan de comunicación es algo fundamental para cualquier empresa a la hora de posicionarse en el mercado o a la hora de lanzar un nuevo servicio o producto. Llegar al público y que la gente te conozca es el primer pilar para comenzar las ventas. En este sentido, es esencial crear un plan que aglutine a dónde queremos llegar y qué recursos vamos a emplear para conseguirlo.

Pasos que debes seguir

En primer lugar, debemos conocer el punto de partida. Hay que analizar cuál es nuestra posición en el mercado, qué hemos hecho en comunicación hasta ahora y qué está haciendo la competencia. Para ello, podemos hacer un análisis DAFO, PEST, una auditoría de comunicación, entre  otros. Pero, es esencial tener claro desde dónde partimos.

En segundo lugar, hay que establecer unos objetivos, entorno a los cuales se basará el plan. Deben ser alcanzables y medibles. Debemos tener claro si nuestro objetivo es de reputación de marca o si queremos intentar posicionarnos como líderes en X  sector. En este aspecto, es muy importante que una marca tenga un carácter diferenciador y transmita unos valores, diferenciándose así  de la competencia.

El siguiente paso será crear la estrategia, es decir, ¿cómo voy a conseguir los objetivos propuestos? ¿A qué público me voy a dirigir?  Debemos definir las acciones que vamos a realizar: acciones de Street marketing, vídeos, redes sociales…

Y, por supuesto, hay que definir el público al que nos queremos dirigir. No es lo mismo comunicarse con los millenials que a un público adulto. También es importante tener claro si el plan de comunicación va enfocado al público interno (trabajadores y accionistas) o externos (futuros consumidores, proveedores, distribuidores…). Tampoco nos podemos olvidar de los públicos indirectos, que son aquellos que nos sirven de altavoz a nivel externo (prensa, bloggers, autoridades…).

Aunar la comunicación es otro punto fundamental. En todo plan de comunicación debe haber  un mensaje claro. Para conseguirlo, hay que crear lemas o eslóganes que el público termine relacionando con nuestra marca. Este mensaje es el que deben utilizar nuestros portavoces y debe estar presente en los encuentros con los medios, notas de prensa, redes sociales…

Analiza qué canales de comunicación utiliza actualmente tu empres y cómo te podrías aprovechar de ellos para conseguir tus objetivos, incluso, quizá alguno nuevo te puede ayudar. Se deben tener en cuenta tanto los medios tradicionales (revistas, periódicos, tv…) como los digitales (redes sociales, blogs, webs…). La  comunicación en internet se vuelve  algo fundamental.

Establece el presupuesto que vas a destinar a este plan de comunicación. Analiza cuáles son los gastos fijos y deja una partida para los extras que te puedan ir surgiendo.

Y, por último, fija los timmings. ¿Cuánto tiempo destinaré a conseguir mis objetivos? Para ir organizados y de una manera lógica y ordenada, lo mejor será que hagas un calendario y determines en qué fechas se van a llevar a cabo las siguientes acciones.