El blog de Ana Ordóñez Sánchez | ¿Cometes estos errores en las redes sociales de tu empresa?
15433
post-template-default,single,single-post,postid-15433,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

¿Cometes estos errores en las redes sociales de tu empresa?

errores en redes sociales

¿Cometes estos errores en las redes sociales de tu empresa?

“Tenemos redes sociales porque hay que tenerlas y debemos estar”. Seguro que no es la primera vez que escuchas a alguien esta expresión y, al final, muchas terminan cometiendo errores que fácilmente se pueden evitar.

A continuación, te contamos algunos de los más comunes, ¿te sientes identificado?

No definir unos objetivos

Este es uno de los errores más comunes. Si estamos en una red social debemos saber por qué. Definir unos objetivos y llevar a cabo una estrategia para conseguirlos se convierte en un punto fundamental.

Cada red social debe tener unos objetivos diferentes, aunque todas deben de ir en la misma dirección para potenciar la imagen de marca.

Yo, mi, me conmigo

No te limites simplemente a hablar de tu negocio y tus productos o aburrirás a tus seguidores. En tus publicaciones debes compartir contenidos de valor e interés para tu comunidad. De este modo, conseguirás un mayor engagement.

Siempre nos debemos situar en el punto de vista del usuario. No tienen por qué entender todos los tecnicismos de nuestro negocio, por lo que se aconseja utilizar un lenguaje sencillo.

No contar con una persona cualificada

Contar con un community manager encargado de llevar a cabo toda la estrategia digital será un claro acierto. Esta persona debe contar con grandes conocimientos tanto de la empresa como de redes sociales para poder aunar toda la comunicación en una misma dirección.

También es muy importante que monitorice y esté al tanto de todo lo que incumbe al sector de la empresa y a su competencia. Y por supuesto, atender a cualquier duda o queja de los usuarios.

Estar en todas las redes sociales

Antes de comenzar a abrir perfiles en cada red social, identifica dónde están tus potenciales clientes. Analiza en cuáles vas a tener presencia y de qué manera lo harás. No hay que estar presentes en todas las redes, pero en las que estás se constante.

Falta de actividad

Muchas empresas crean sus redes sociales para anunciar una promoción o producto, consiguen miles de followers y cuando acaba la acción no vuelven a actualizarlas. Hay que mantener la actividad en ellas, publicar nuevo contenido, actualizar los perfiles, compartir posts, vídeos, concursos…

Una red social sin actualizar proyecta una mala imagen de la compañía. La constancia es un punto clave en Internet.

No conversar con los usuarios

Debemos explotar al máximo la bidireccionalidad que nos ofrecen las redes sociales. Seguro que en algún momento deberás hacer frente a un comentario negativo o una queja. No te preocupes, es algo normal, simplemente aporta una solución y no dejes que quede en el olvido. Una falta de respuesta denota una mala imagen.

Además, una crítica de un usuario enfadado puede volverse viral y perjudicar seriamente la imagen de la marca, por lo que será mejor que atiendas a todas las quejas y con la mayor inmediatez posible.

Recuerda evitar estos errores, ya que a través de las redes sociales podrás mejorar la imagen corporativa de tu negocio.